Colchones, almohadas y canapés: Tu descanso

Publicado el 15/11/2016

  • Colchones, almohadas y canapés: Tu descanso

“Mens sana in corpore sano”, rezaba una frase en latín. En esta ocasión “la mente sana” os lo dejamos a vosotros porque hoy de lo que queremos charlar es de tener, sino un cuerpo sano, al menos, un cuerpo descansado.

Dolores de espalda, de cuello, insomnio…nos condicionan para el desarrollo de nuestro día a día. Si ya es duro madrugar lo es aún más si sentimos que nuestro cuerpo no ha descansado cómodamente y pareciese que nos han dado una paliza mientras dormíamos.

Pasamos una gran parte de nuestra vida en la cama con el fin de recuperarnos del desgaste diario pero no siempre conseguimos sentirnos plenos de energía después de toda una noche sobre ella.

¿A qué debemos prestar atención para obtener un buen descanso?

Los elementos que pueden contribuir a un descanso óptimo son un buen colchón, una buena almohada y un adecuado canapé.

En el mercado vamos a encontrar colchones que se van a ajustar perfectamente a las necesidades que tengamos. Podemos elegir entre colchones de:

  • Muelles. Que si bien son conocidos por todos, su desarrollo en la actualidad los ha convertido en unos tradicionales muy modernos. En ellos podemos encontrar los de muelles ensacados, y también, los de micromuelles.

  • Viscoelásticos. Colchones de grandes prestaciones como el modelo BioSport de Lamflex, pensado para los deportistas por sus extraordinarias características: combatir los dolores musculares, favorecer el flujo sanguíneo, ayudar a eliminar las toxinas del organismo.

  • H.R. Son colchones de alta resiliencia (Hight Resilent), es decir, recuperan rápidamente su forma a pesar de la presión que se ejerza sobre ellos.

Cada uno de ellos proporcionarán el descanso que necesitamos si los completamos con dos elementos más.

Canapés. Un buen colchón debe complementarse con un canapé que aporte también confort y comodidad. Además de la practicidad de un canapé por su capacidad extra de almacenaje debemos saber que es el lugar en donde va a apoyarse nuestro elemento estrella: el colchón. Algunos modelos de canapé incorporan un tapizado en su tapa de tejido 3D que proporcionan mayor aireación.

Almohadas. Un conjunto de descanso debe incluir una almohada que se adapte a nuestro cuerpo y a nuestra postura al dormir. Una almohada debe procurar que cabeza, cuello y columna estén alineados, si esto se consigue los músculos se relajarán y se facilitará, también, una mejor respiración. Una almohada debe tener una anchura superior a la de nuestros hombros. Su altura debemos elegirla en función de nuestra postura al dormir: una almohada baja si nos gusta dormir boca abajo. De grosor medio (12-13 cm), si dormimos boca arriba o alta si nuestra postura al dormir es de lado.

Además de atender al tamaño tenemos que preocuparnos por su relleno. Las almohadas, por ejemplo, de núcleo de viscoelástica, además de tener una gran capacidad de adaptación, facilitan la circulación sanguínea y alivian la presión.

Si atendemos a todos estos elementos: colchón, canapé y almohada nos procuraremos de un completo kit de auténtico descanso.

Descansar y recuperarse es fundamental para la salud y que mejor manera de hacerlo que tumbados.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario